¿Qué le pasó a la Cumbre Tajín?

Yeid Ac.
Xalapa, Ver.       25 de enero de 2020

En este 2020 el festival Cumbre Tajin no pinta nada bien pues, para empezar, se llevará a cabo del 13 al 16 de marzo cuando la primavera es a partir del 21 del mismo mes, varios rumores indican que no queda rastro de lo que algún día fue.

El Tajín se descubrió por casualidad en el año1758, los totonacos conocían la ciudad, pero no habían revelado su existencia para protegerla de los conquistadores pero, en el año 2000 comenzó a darle la bienvenida a otras culturas y personas de distintas partes del mundo.

La Cumbre Tajín es un festival cultural que se lleva a cabo en la zona norte del estado de Veracruz, en el municipio de Papantla de Olarte y que en un principio tenía como objetivo preservar y difundir la riqueza cultural y arqueológica de la Ciudad Sagrada.

¿Cómo se inicia?

Los totonacos sabían que antes de iniciar los festejos había que oficiar una ceremonia para obtener el permiso del lugar y es así como curanderos, danzantes y otros miembros de las comunidades del totonacapan realizan el ancestral rito del Litlán pidiendo permiso y perdón a las deidades de la bondad, el bienestar y la armonía para realizar el festival Cumbre Tajín y para dar inicio a la primavera.

En sus mejores año, esta ceremonia se transmitió a más de 150 países con una audiencia de más de mil millones de personas y se convirtió en uno de los festivales más importantes del país pues, eran 5 días para encontrar lo mejor del arte, la música, la cultura y el entretenimiento juntando personas de diversas culturas y teniendo como anfitrión a la cultura Totonaca.

La decadencia de la cumbre.

En 2014 Cumbre Tajín ganó el Premio XXV a la Excelencia Turística pero, a partir del año 2016 lucía vacía, con poca afluencia y ante la poca afluencia toda la emoción se rompe, porque las ganancias que antes producían millones, ahora sólo producirían unos cuantos miles de pesos.

En 2016 el evento que muchos esperábamos con ansias cada primavera comenzó a producir quejas entre los asistentes por diversas cuestiones, entre ellas, los pocos comerciantes locales que se encontraban en este lugar y la mala logística del festival.

Para la edición del 2017 ya era evidente que no se tenía ninguna organización previamente establecida pues, Basilio Picasso (Diputado local de ese año) declaraba lo siguiente respecto al festival “Vamos a ser claros y honestos no creo que vaya a ver una cartelera como a la que nos tenían acostumbrados”.

Y fue justo así, el cartel no traía nada innovador que llamara la atención, la mayoría eran artistas que ya habían pisado el festival, muchas de los talleres que antes se ofrecían ya no eran lo mismo pues, se comenzaba a ver un remplazo entre los pobladores y personas que sabían lo que hacían por uno que otro que no pertenecía.

En este año y a través de las redes sociales de la Secretaria de Turismo resaltaron varios comentarios dando a entender que varios trabajadores de las ediciones 2019 de la Cumbre Tajin estaban siendo censurados por la antes mencionada pero, ¿Por qué?

La Secretaría de Turismo (Sectur), a través del Fideicomiso Público de Administración y Operación del Parque Temático Takilhsukut, adeuda cerca de 5 millones de pesos a productores, coordinadores, gestores culturales, operadores de logística y staff.

Hay 150 artistas y colaboradores a quienes se les prometió que a más tardar el 27 de diciembre verían pago pero, ya es 2020 y la Sectur sigue sin hacer el depósito correspondiente, alegando que la relación con ellos había terminado.

Los adeudos son por trabajos realizados desde octubre de 2018, cuando inició la organización del festival, y tan sólo al personal operativo les adeudan 3.5 millones de pesos.

La secretaria de turismo, Xóchitl Arbesú Lago, justificó que la federación retiró el recurso de los 9 millones de pesos al Fideicomiso porque el estado no pudo comprobar los 16 millones de pesos que les entregaron durante la administración de Javier Duarte de Ochoa.

Los pobladores ya no están dispuestos a regalar su trabajo (pues, era el sustento de familias enteras y no quieren ser explotados a partir de promesas falsas), no se ven ni las luces de un elenco que valga la pena y, lo que comenzó como la preservación y difusion de un espacio sagrado se convirtió en un evento sin pies ni cabeza.

Post Author: Marcando Trayectoria

Deja un comentario