Los moken: niños que desafían la leyes de mar

Omara Hernández

Xalapa, Ver.

Culturas que podríamos considerar extintas y que no lo son, que están ahí, diferentes a nosotros, pero siguen ahí.

Los moken son un pueblo nómada que abandonó hace siglos la tierra firme por el mar de Andamán, es un sector del océano Índico situado al sureste del golfo de Bengala, al sur de Birmania, oeste de Tailandia y este de las Islas Andamán, de las que recibe su nombre.

Los moken tailandeses se han asentado permanentemente en aldeas situadas en dos islas: Phuket y Phi Phi (donde se rodó la película La playa). Los moken son delgados y de pelo oscuro, y casi toda su vida transcurre a bordo de barcas de madera. Incluso traen a sus hijos en dichas barcas. Lo más parecido a lo que sucedía en la película Waterworld.

La alimentación de los moken, es a base de peces, y los niños aprenden a nadar antes que a caminar. De hecho, su gran conocimiento del agua hizo que el pueblo moken tuviera una baja mortalidad durante el tsunami del sureste asiático de 2004, de nuevo en boca de muchos a raíz del estreno cinematográfico de Lo imposible.

Los niños tienen una característica, son capaces de ver con mucha claridad bajo el mar, como si llevaran gafas de buceo incorporadas.

La primera persona que investigó a fundo esta insólita propiedad fue la bióloga Anna Gislén, que, tras varios experimentos, descubrió que, en efecto, los moken percibían la realidad bajo el mar con mayor definición que ella, tal y como explica Jörg Blech en su libro El destino no está escrito en los genes.

La razón de esta agudeza visual desafiaba las leyes de la anatomía: según se comprobó con una cámara de fotos subactuática, las pupilas de los niños europeos se dilataban bajo el agua hasta alcanzar los 2,5 mm de diámetro. Pero las pupilas de los niños moken se contraían cuando se sumergían, reduciendo su diámetro hasta sólo 1,96 mm.

Luego de varias investigaciones y experimentos, llegó a la conclusión de que los moken no eran mutantes, sino niños que se habían criado en un contexto radicalmente distinto al nuestro, el agua.

Post Author: Omara

Deja un comentario